The Living Daylights, James Bond, Su nombre es Peligro








Timothy Dalton es tal vez uno de los menos afortunados interpretes de James Bond con apenas dos películas, la que ahora reseñamos y Licencia para Matar, sin embargo esta es una de las cintas más equilibradas en cuanto a romance, aventura, humor y además: es políticamente correcta.


En 1988, cuando se exhibió la cinta, los aliados de Bond eran los mujaidines afganos, que de acuerdo a la trama ficticia, pero también en la vida real enfrentaban no solo el poderío soviético sino que eran víctimas de los traficantes de armas.


La decimaquinta película de la serie tiene una trama en la que es tan interesante el espionaje como el contraespionaje y donde la historia de amor se justifica y va junto a la trama de acción, con toda la parafernalia de automóviles, conflictos internacionales y paisajes multinacionales; pero con el atractivo de la real Guerra Fría como telón de fondo.


Otro de los elementos realistas es el mercado del opio y su papel en el mercado negro de las armas. Vale la pena cotejar como se ve a la población de Afganistan en cintas tan diversas como esta, de 1987, Charlie Wilson's War de 2007 y Iron Man del 2008.


Aunque la película no está excenta de batallas el director John Glenn se da tiempo de mostrarnos el lado romántico de Bond, quien además se da el lujo de mostrarse más inteligente que sus jefes del M 16 y actuando por su cuenta y riesgo va al fondo de una operación en la que el lucro privado se ve favorecido por la estupidez de los encargados de manejar los servicios secretos de las naciones más poderosas del mundo.
Esta vez la chica Bond, Maryam d'Abo, no solo es un objeto ornamental, sino una hermosa violoncelista que en un momento dado va a ser quien le consiga la cobertura popular, toda vez que el agente 007 ha decidido trabajar por su cuenta.
Una buena película en cada una de sus partes: el clásico prólogo, la persecución de cajón, el desarrollo e incluso un epílogo, ya en interiores, para que ninguno de los villanos quede sin castigo.
Probablemente esta sea una de las películas menos conocidas de la serie y sin embargo también está entre las mejores. Si tiene dudas, no se arrepentirá de elegirla.

Comentarios

Entradas populares de este blog

María Gracia, la Pedro Infante infantil del cine nacional

Préstame tu Cuerpo

La época de oro del Cine Mexicano