Anúnciate con nosotros

Aprende algo nuevo en un minuto

domingo, 3 de agosto de 2014

Huérfanos: ayer México, hoy Palestina

A las víctimas de Palestina que han quedado huérfanas   por una comunidad internacional más interesada en hacer negocios sucios con Israel que en la vida humana.



Ramsés Ancira Saba

Dos familias, una mexicana y otra judeo-mexicana son venturosamente responsables de haber reconstruido para México un capítulo esencial de nuestra historia, en una película que en adelante debería ser de proyección obligatoria en escuelas preparatorias y universidades, no porque sea una obra maestra, que por varios aspectos lo es, sino porque es indispensable para conocer que país tenemos y porque es lo que es, para bien y para mal.

El ex-gobernador de Michoacan, Melchor Ocampo, es conocido por la mayoría de los mexicanos por una epístola un tanto pasada de moda y criticada por feministas ignorantes de su contexto que no saben que fue profundamente revolucionaria, que marcó la independencia de todas las iglesias a la institución del matrimonio para convertirla en una obligación de estado.

José C. Valadez fue un periodista de Mazatlán, que como Pedro Infante o Enrique Alonso, otros oriundos de esa tierra, tenía el don de la empatía, de comunicar fácil.

Además de ser un hombre bien parecido,  en palabras de uno de sus admiradores y alumnos, Álvaro Cepeda Neri: "Fue opositor a la derechización del presidencialismo de Miguel Alemán Valdés (quien ordenó agredir a balazos el periódico que Valadés publicaba en su natal Mazatlán, Sinaloa). Su obra mantiene la frescura de quien vivió entregado a concientizar a sus lectores". 

Don José Valadez es padre de Diego Valadez: un priista atípico, si es que todavía milita en ese partido, pues es un destacado intelectual  a diferencia de la mayor parte de los actuales miembros de ese instituto político, neoconservadores ávidos de ganarse gubernaturas y bonos con la fácil fórmula de no discutir nada, no pensar nada y de aprobar las leyes que les manda la presidencia de la república, las mismas que se redactan por  plumas e intereses extranjeros.

Pues da la casualidad que este priista atípico es esposo de Patricia Galeana, una de las mejores historiadoras mexicanas del Siglo XXI quien ha rescatado las investigaciones de su suegro Don José Valadez y las ha puesto en conocimiento de Hugo Iriart, esposo de Guita Shyfter, quien a su vez le ha encomendado a su hijo Sebastián Hiriart la cinematografía de Huérfanos, y todos ellos juntos han confeccionado esta película histórica con uno de los mejores elencos de la historia del cine mexicano, ninguno de ellos estrella de televisión, pero todos magníficos actores y actrices.

Una de las lecciones de esta cinta discreta y magnífica es que a veces las tragedias pueden cambiar la historia, no le voy a adelantar demasiado si le digo que si la hija mayor de Melchor Ocampo no se empeña en acompañarlo a su calabozo en San Juan de Ulúa, enfermándose de tal gravedad que lo obliga a aceptar el destierro en Nueva Orleans, tal vez nunca hubiera conocido al ex gobernador de Oaxaca, Benito Juárez y la guerra de Reforma no hubiera existido. Entonces no tendríamos un estado laico, como el que ahora defendemos y seríamos como Israel, masacrando palestinos nada más porque su religión les impide arrodillarse ante dioses y potencias extranjeras.

Guita Shyfter, un hermoso ser humano nacido en Costa Rica, de origen judío, ha hecho algunas de las películas sobre memorias más destacadas en el cine mexicano: una de ellas se llama Novia que te Vea con Claudette Maille, que esta vez, en Huérfanos hace el papel de la típica mujer del Siglo XIX e incluso del principios del XX que no puede reconocer una maternidad fuera de matrimonio, de tal manera que retoma la historia de la cesta  que desciende sobre un río con un niño que cual Moisés va a estar destinado a ser el padre de una nueva nación independiente, no, no Israel, México.

Por favor, no se espante ni adelante prejuicios que resultan muy perjudiciales, vea Huérfanos y ya nos comentará si a Melchor Ocampo le ha hecho justicia la revolución y se le ha dado el honor que merece por haber ofrendado su vida para que México sufriera menos por su orfandad.

Melchor Ocampo no solo era un político nacionalista, también estudiaba  la ciencia de la vida,  la botánica y  el aprovechamiento del agua de los ríos porque "interesarse sólo por la vida personal, es una vulgaridad"

Destacan también en Huérfanos la sobria actuación de Rafael Sánchez Navarro, la escenografía en alguno o de los rincones menos conocidos en Palacio Nacional, la recreación de Nuevo Orleans y las casonas señoriales del Siglo XIX

Y si quiere un interés extra para ver la versión completa de esta película (si dura menos de dos horas es como una versión pirata, esfuércese  por verla en Cineteca Nacional o completa) le recomendamos que piense en el conflicto en Palestina.

¿Por qué Palestina está huérfana de la solidaridad internacional? No solo por la cobardía de muchos  gobernantes y políticos de ser tildados de antisemitas sino, peor aún, de perder comisiones de  relacionados con balas de goma, contratos de seguridad o  compra de armamentos negociados con el estado de Israel y su ejército de ocupación.

Como en Israel  hoy, en el Siglo XIX había muchos hombres de bien incapaces de reconocer la injusticia, no fuera que los llamaran indios, traidores de la "santa madre iglesia" o de cualquier otra forma de fundamentalismo.

Para ellos era preferible la traición a los principios humanos, que la soberanía nacional; defender la acumulación injusta de la riqueza sobre el derecho de un indio a un pedazo de tierra donde ser enterrado.

Hoy se caracteriza erróneamente a los fundamentalistas de Israel  como sionistas; a los conservadores del Siglo XIX,  por esta frase pronunciada por un sacerdote católico y cuya veracidad ha sido constatada por varias fuentes: cuando una pareja de indígenas pregunto que harían con su hijo si no les daban espacio en el cementerio para enterrarlo, les contestó: échenle sal y cómanselo.

Melchor Ocampo no solo es promotor del matrimonio civil, sino también del panteón civil, que quitó a la iglesia el monopolio de los entierros

Anúnciate con nosotros ioninsurgentes@gmail.com

Cortos de películas

Loading...

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

# número de vistas que habria tenido anunciándose AQUí. Contrate su banner en ioninsurgentes@gmail

Estadística de Visitantes

Código Publicdad Adaptable

Cartelera DF

Vínculo

Código DISPLAY TEXTO

Vínculos

Código